sábado, 12 de junio de 2010

GLOSARIO/ ¨El Mal Humor¨




Con espacio del jurado calificador y condena de todo aquello que no sea la alegría y el populacho dio en llamar ¨Mal Humor¨ y así se le ha conocido a través de los años.
Antiguamente el Mal Humor era perseguido en carretas y cuando lo capturaban, lo paseaban por el pueblo, con cohetes, fanfarrias y en la plazuela de la ciudad, lo acusaban de todo lo sucedido en el año y procedían a quemarlo previo juicio que dictaba el juez, nombrado por el comité en turno y siempre se trataba de un mono que semejaba alguna persona conocida por el pueblo. El jurado estaba formado por personas encapuchadas y esas mismas se encargaban de pasear al personaje en turno, a lo largo de la avenida Serdán y al llegar a ala altura del Palacio se formaba el juicio mientras que en la Plaza ¨13 de Julio¨ se desarrollaba la guerra de cascarones hoy de botes y botellas en la plaza de los Tres Presidentes.
Cabe destacar que en la lectura del testamento se suspende toda actividad y tras de que la reina de El Segundo, California, en turno tiene a su cargo el acto de coronación del ¨Rey Feo¨ a cuyo evento se congregan miles de personas que llegan de diversos lugares de la entidad a participar de estas fiestas.
El sábado de ¨Mal Humor¨ es tradicional ya que comienza la euforia carnavalera que nos invade por tres días más y más aún que se da a conocer el testamento del mono en turno que será quemado aunque en años anteriores el documento era redactado por personas sin escrúpulos que emitía bajezas a muchos guaymenses, este año será diferente.
Actualmente, dado que los festejos del Carnaval se realizan oficialmente desde el Jueves previo al miércoles de ceniza, la celebración del Mal Humor se lleva a cabo como la primera actividad oficial de la celebración, enmarcado en una escenificación teatral y se ha separado la coronación del Rey Feo para intergrarla a la de la Reina del Carnaval de Guaymas.

* Texto recopilado de un suplemento especial del Carnaval de Guaymas 1990. Periódico El Sonorense, Febrero de 1990.

No hay comentarios:

Publicar un comentario