jueves, 19 de febrero de 2009

El Carnaval de Guaymas de 1925


M.A. Mauro Esteban Barron Robles.
Administrador de Casa de la Cultura de Guaymas.

Los preparativos…
Muchos hay entre nosotros que esperan con ansias y entusiasmo inusitado las fiestas del Carnaval, cuyos preparativos muestran que serán brillantes y alegres como no se veía en este puerto desde hace quince años.
Con el objeto de acordar algunos puntos relacionados con el programa general de los festejos, se reunieron a las seis de la tarde del día 6 de febrero en uno de los salones del Centro Guaymense, los señores Manuel Pacheco, Mariano Barreras, Manuel F. López, Alejandro C. Iberri, José Bastidas, Dionisio Contreras, Guillermo Escalante, Wenceslao A. Iberri, Gustavo Navarro y el Dr. Luis Farfán; miembros del Comité.
En la reunión se decidió que Su Majestad la Reina del Carnaval, haga su entrada triunfal en las primeras horas de la tarde del 22 de presente, efectuando el viaje en ferrocarril desde la vecina población de Empalme, acompañada por su brillante séquito y por numerosa corte de vecinos de aquel lugar, que participarán en las alegres fiestas. También se acordó que el próximo día diez se cerrará el certamen para elegir la Reina del Carnaval y se informó que en el cómputo de este día lleva la delantera la señorita Santos Zaragoza con 68530 sufragios; siguiéndole las señoritas Alicia Harispuru y Sofía Aurora Gutiérrez con 62,725 y 61,525; respectivamente. Se decidió así mismo, comunicar al Centro Guaymense, al Casino Bohemio y al Club Anahuac que presenten un carro engalanado en el desfile, aparte de los que aportarán numerosos particulares. Además, cada una de las sociedades recreativas mencionadas, organizarán bailes de invitación en sus respectivos locales.
Para dar mayor lucimiento se repartirán un primero, segundo y un tercer premio a juicio del Jurado especial que estarán integrado por: Sr. Alfonso Iberri, como presidente y como vocales los señores: Carlos Dávila, Comodoro Manuel Escudero, Alberto Cubillas y Delfino O. López.
Cuando la Junta Carnavalesca celebraba su sesión, incidentalmente se hallaba en el mismo lugar, el Sr. H. Lawton, gerente de tráfico de la Compañía del Ferrocarril Sud Pacífico de México. Por lo que los miembros del comité aprovecharon la ocasión para solicitarle que dicha compañía estableciera una reducción en las cuotas de pasaje de Nogales a Guaymas y de Navojoa a este puerto, a fin de dar facilidades a los habitantes de aquellas poblaciones y de las intermedias para que asistan a las festividades. El Sr. Lawton accedió en el acto a la petición.
En vista de la proximidad de las fiestas carnestolendas, el comité acordó celebrar dos sesiones por semana, en lugar de una como se venía acostumbrado.
Elección de la Reina…
El acto solemne se desarrolló la noche del 10 de febrero en el Cine Majestic, ante un público tan numeroso que llenaba todas las localidades y desbordándose cubría además los pasillos y el vestíbulo.
Antes de esta ceremonia se efectuó una exhibición de películas, destinándose el producto de la función a aumentar el cuantioso fondo con que ya se cuenta, para dar brillo al programa según el cual se desarrollarán las grandes fiestas.
Fueron momentos de emoción, de nerviosidad, de inquietud, aquellos en que la junta ocupando el escenario, estuvo haciendo el recuento de las votaciones. De vez en vez, corría de boca en boca por el salón, algún armonioso nombre femenino y todos se preguntaban quien sería, a la postre, la gentil dama escogida para presidir las alegres festividades con que los habitantes del puerto sin exclusión de clases sociales, han querido celebrar este año las fiestas carnestolendas.
En medio de un entusiasmo delirante, por fin, a las 10:30 de la noche, la Junta Carnavalera anunció que, tras dilatada labor que acababan de desarrollar, el pueblo de Guaymas había emitido 327,575 votos para designar a la bella y distinguida señorita Alicia Harispuru como soberana del Carnaval.
Aplausos y aclamaciones llenaron el recinto y de todas las bocas partió el gallardo saludo: ¡Viva Alicia I!.
Los miembros del Club Anahuac, que fueron los que lanzaron la candidatura de la agraciada, salieron en tropel de la sala, a esparcir por todos los rumbos de la ciudad la buena nueva.
Enseguida, se organizó un desfile en el que participaron centenares de personas de ambos sexos y encabezado por la orquesta que ejecutaba sin cesar jacarandosa pieza de música, que todo Guaymas escucha con regocijo desde hace largos años en las mascaradas. La procesión atravesó la avenida Serdán dobló por la calle 23 bordeando la Plaza 13 de Julio, recorrió la avenida XVI (Alfonso Iberri), dirigiéndose hasta la calle 26 donde se localiza la residencia de la Reina.
La señorita Harispuru, a quien se había comunicado telefónicamente su designación, acompañada por sus padres Don Ulpiano Harispuru y Doña María Martínez de Harispuru y por sus hermanos, además por caballeros y damas de la mejor sociedad porteña, esperaban en el Hall de la casa a la comitiva que por el trayecto fue aclamándola.
Varias de las personas que venían en el desfile, penetraron a la residencia de los Harispuru, felicitando efusivamente a la aristocrática damita, en tanto un gran gentío se congregaba por fuera.
Pocos minutos después, el señor Manuel Pacheco presidente de la Junta carnavalera, dirigiéndose a la multitud, hizo la presentación de la soberana que fue saludada con estruendosa ovación.
A continuación la bella soberana por medio de su gran secretario, el Sr. Manuel Pacheco, hizo público su primer acuerdo, designando como Rey Consorte al joven José María Zaragoza quien aceptó rendidamente el cargo y su designación como José I; acto seguido, el señor Pacheco procedió a presentar al nuevo Rey al público ahí congregado que lo ovacionó estrepitosamente.
A insistencia de varios de los presentes, hizo uso de la palabra el Lic. Fernando A. Villarello, quien pronunció una breve alocución y organizándose inmediatamente un animado baile que terminó varias horas después; era ya cerca de la media noche y la muchedumbre seguía poblando las calles adyacentes a la regia residencia con demostraciones de júbilo y brindándole a la nueva soberana incontables felicitaciones por el triunfo que conquistó en una de las más reñidas competencias que se han registrado en este bullanguero, galante, correcto y feliz puerto.
El vestuario…
Alicia I, la gentil soberana de las fiestas carnavalescas guaymenses abandonó temporalmente a sus porteños súbditos, para dirigirse a Nogales con el objeto de adquirir en las casas comerciales fronterizas las reales vestiduras que ceñirá durante el Carnaval.
Los mercaderes de la ciudad de Nogales Arizona, exhiben para la celebración joyas y telas exóticas: pesados terciopelos, blondas que parecen tejidas de espuma, hilos de perlas, broches de estallante pedrería y artísticos engarces. Hay casas especialistas que ostentan en sus escaparates todo lo necesario para un desfile de Domingo y para un gran baile del Martes: antifaces, gorros y sombreros fantásticos, pelucas empolvadas, turbantes orientales, cuentas de tonos brillantes, cencerros, cascabeles y caretas de todos estilos.
Flores de Lis de oro y plata en campos de azur y de marfil, artificiosas pelucas empolvadas, galoneados casacones, calzones cortos, calzas de seda y espadines de puño de oro; abanicos de encajes, hombros desnudos y rostros discretamente cubiertos de lunares traviesos, darán la nota dominante en la corte de Su Majestad, Alicia I, la reina del Carnaval de Guaymas de 1925, que será una imitación de la suntuosa corte de Luis XV.
La regia carroza, indudablemente tendrá que llamar la atención por su belleza, por lo que se comisionó para que la adornen y confecciones a la señora Dolores Cosca de Pacheco y a la señorita María Cáñez y a los señores Ramón Corral y Francisco Barreras.
El Desfile…
De diferentes partes del Estado, del vecino de Arizona y aun de algunas poblaciones de Sinaloa, han estado llegando turistas a bordo de automóviles, con el objeto de asistir a las fiestas del Carnaval que iniciaron la noche de hoy 22 de febrero con el Entierro del Mal Humor.
Muchos de esos viajeros vienen provistos de tiendas de campaña y se han instalado en lugares cercanos, escogiendo los más pintorescos.
Los vecinos del puerto comentan, que hace más de quince años no se advertía un entusiasmo parecido al que hoy se nota con motivo de estas festividades.
Hasta las 5:00 p.m de hoy la Tesorería Municipal, había extendido cerca de mil permisos para portar disfraces en los días de carnaval, por cada uno de ellos se está cobrando un peso y treinta centavos.
A las cuatro de la tarde, Alicia I y José I, reyes del carnaval fueron recibidos en la estación del ferrocarril, procedentes de Empalme. Dando la bienvenida a Sus Majestades el Lic. Adolfo Ibarra Seldner y contestando en nombre de los soberanos, el Lic. Fernando A. Villarello.
A las cinco de la tarde dio inicio el desfile de carros alegóricos partiendo de la estación por la prolongación de la Avenida Serdan de donde tomó la calle Francisco I Madero (26), siguiendo por la Avenida XVI (Alfonso Iberri) hasta la Calle 23, de ahí por la avenida Serdan doblando hacia el sur en la calle 15, hasta la avenida XII pasando por la calle de Aguja y tomando la Calle del muelle (Abelardo L. Rodríguez) donde nuevamente dobló hacia el norte en la calle 24 para dar varias vueltas a la Plaza 13 de Julio.
En la noche, además de una soberbia serenata musical en la Plaza 13de Julio, se efectuó un gran baile de invitación en el Centro Guaymense presidido por los soberanos del Carnaval.
El día lunes 23 de febrero se realizó una audición de música en la Plaza 13 de julio, de las diez de la mañana hasta medio día; desde las primeras horas de la tarde dio inicio la procesión de carros alegóricos por las principales vías de la ciudad, en la plaza de armas tuvo lugar el combate de confeti y serpentinas.
A las ocho de la noche tuvo lugar en la plaza un baile popular de máscaras que culminó a la media noche, en el Club Anahuac y en el Casino Bohemio se celebraron bailes de invitación a los que asistieron momentáneamente Sus Majestades Alicia I y José I.
El día martes 24 tuvo lugar de nueva cuenta, audición musical por la orquesta del 10o Batallón de Infantería de las diez de la mañana a la una de la tarde y reiniciándose la batalla de confeti, serpentinas y flores de las cuatro de la tarde en adelante.
Desde las ocho de la noche y hasta la media noche se celebró regia serenata musical en la Plaza 13 de Julio, concluyendo las fiestas carnestolendas con un baile de Invitación en el Centro Guaymense al que asistieron los flamantes soberanos.

Fuente:
Periódico La Prensa de El Paso, Texas, U.S.A.
7, 15, 17 y 22 de Febrero de 1925.

No hay comentarios:

Publicar un comentario